Chile se aseguró el pase a los cuartos de final de la Copa América Brasil 2019 con oficio y definirá el primer puesto del grupo con Uruguay. No jugó bien pero fue contundente en el área rival en el inicio de cada tiempo. Manejó más la pelota Ecuador, pero no tuvo peso ofensivo y ahora necesita ganarle a Japón para seguir con chances de clasificación.

Lo primero que mostró Chile fue su potencia ofensiva, con ese esquema 4-3-3 que viene utilizando desde los tiempos de Marcelo Bielsa. En la primera llegada, el primer tiro de esquina a favor que tuvo, llegó el gol de José Fuenzalida, una media vuelta potente que dejó sin chances a Domínguez.

Tras el 1-0, el equipo chileno continuó ejerciendo presión en el medio y obligando a su rival a retroceder. Ecuador parecía sin reacción. Mostraba un buen trato de pelota, pero no llegaba a pisar el área de Arias. Pero el pequeño control fue creciendo, obligando a los chilenos a hacer más faltas de la prevista. El juego se hizo friccionado, porque también había respuesta de los ecuatorianos. Sin embargo, Patricio Loustau solo amonestó a dos de Ecuador.

Pero la primera vez que logró meterse en el área de Chile, Arias lo bajó a Méndez y Loustau no dudó: penal. Fue Enner Valencia y no falló.

Con el empate, creció el juego de Ecuador, más sólido, más seguro, con mayor juego asociado, con Enner Valencia como conductor desequilibrante. Chile se desordenó y buscó imponer la jerarquía de sus individualidades, pero ya no inquietó a Ecuador, mucho más tranquilo en todos los sectores del campo.

En un ataque rápido por izquierda, Ibarra aceleró, Arias salió del área desesperado, hubo un roce y Loustau cobró tiro de esquina. Pero apareció el VAR, avisando que era una jugada para revisar si era necesario expulsar o no al arquero chileno. El árbitro argentino revisó la jugada, sancionó falta y sólo amonestó a Arias.

El mismo arranque furioso tuvo Chile en el inicio de la parte final. Falló en la marca la defensa ecuatoriana, apareció por detrás de todos Alexis Sánchez, quien definió con un remate cruzado. La efectividad de la Roja no dejaba dudas: dos llegadas, dos goles.

Para Ecuador fue empezar de nuevo y le costó mucho meterse en el área rival. Bolillo Gómez mandó a la cancha a Antonio Valencia y Carlos Garcés, y Reinaldo Rueda reforzó la defensa con una línea de tres centrales. Le faltó potencia a Ecuador. Le sobró oficio a Chile para quedar como único líder del grupo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here